Excite

¿Se puede trabajar sin cobrar un sueldo?

La situación laboral en la que nos encontramos actualmente, con cifras de paro catastróficas y, lo que es peor, con situaciones de desempleo de larga duración que se prolongan en el tiempo sin visos de solucionarse, hace que muchos empiecen a ver como normal lo que antes eran meras excepciones. Así, cada vez empieza a ser más habitual la situación de trabajar sin cobrar ningún sueldo.

Consecuencias legales y diferentes fórmulas laborales

Cada vez son es más habitual encontrar, en las páginas web dedicadas a ello, ofertas "laborales" que ofrecen, de manera más o menos encubierta, trabajar sin cobrar sueldo. Este tipo de ofertas de trabajo se emparan, en numerosas ocasiones en la posibilidad de realizar "prácticas formativas" o bien, en la argucia del "periodo de prueba no remunerado" para una posterior contratación.

Prácticas no remuneradas

La primera de estas fórmulas es, en principio, legal. Eso sí, debe haber un convenio de prácticas de por medio, entre una entidad educativa (generalmente, de ámbito superior, es decir, universidades) y la empresa en la que se está de prácticas.

También existen, al menos en el plano teórico de la legislación, unos límites muy claros a dichas prácticas. Deben atenerse a un marco de aprendizaje, nunca se debe cubrir un puesto de trabajo de la empresa (tampoco una suplencia o una baja por maternidad), ni por supuesto obtener la empresa rendimiento de nuestro "trabajo", ya que en ese caso se entiende que estamos trabajando por cuenta ajena y deberíamos estar dados de alta en la seguridad social mediante contrato legal.

Períodos de "formación"

Otro uso desgraciadamente bastante extendido por parte de algunas empresas es el de los períodos de formación previos a un contrato legal. Aunque caben muchos matices en este tipo de relaciones precontractuales, en ciertos tipos de sectores, como el telemárketing, es habitual realizar tener a varios "candidatos" a un puesto en formación, aunque luego se contrate sólo a algunos (o diréctamente no haya posterior contrato).

La diferencia estriba en si dicho período es meramente formativo (es decir, un curso) que, si bien puede tener alguna parte práctica, nunca exista "trabajo real". Si, por el contrario, en algún momento se realizan tareas por las que la empresa obtiene beneficio (por ejemplo, situaciones de venta con clientes reales), se debería de cobrar (y estar asegurado, además) por ello.

Pagar por trabajar, un paso más allá

Además de las situaciones mencionadas, en las que se algunas empresas ofrecen trabajar sin cobrar sueldo alguno, nos podemos encontrar incluso instituciones que vayan un paso más lejos. Se trata de instituciones "formativas" (en principio), que llegan a cobrar por la práctica laboral, como por ejemplo aquella academia puesta en marcha por una conocida empresa de publicidad, que ofrecía prácticas pagando 20 mil euros.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017