Excite

Son los maridos los que impiden el éxito de las mujeres, no los hijos

  • Twitter (expok)

Si hay algo en lo que coinciden la literatura científica, la de ficción y la biográfica al hablar de la carrera laboral de las mujeres es que su éxito depende en gran medida de la elección marital, y no tanto de la maternidad como suele creerse. Tenemos nutridos ejemplos procedentes tanto de la pluma de mujeres poderosas como de las gráficas de los estudios sociológicos, y todos apuntan en la misma dirección: no son los hijos los que interfieren en la trayectoria laboral de las mujeres, son las parejas sentimentales.

Pero en el caso de que una mujer quiera casarse sin arruinar su carrera, ¿cómo es posible elegir al marido idóneo? Sheryl Sandberg, la mano derecha de Mark Zuckerberg en la gestión de la red social más usada del planeta, asegura que ha llegado a ser una de las mujeres más poderosas del mundo gracias al apoyo total e incondicional de su pareja. Es decir, que su compañero es un compañero de verdad, tal y como explica en uno de los capítulos de su libro.

Si tenemos en cuenta que estudios prestigiosos, como el realizado por la socióloga Pamela Stone y compañía, indican que en la mayoría de las familias estadounidenses el ascenso del marido impera sobre el de la esposa, no resulta extraño que mujeres tan importantes como Sandberg crean en el impacto que supone la toma de decisiones en el proceso de elección de la pareja. Pero esto no quiere decir que la mejor forma de asegurar el triunfo laboral sea quedarse soltera; no es necesario renunciar a una faceta tan enriquecedora como es la vida sentimental. Solo hay que elegir bien.

FOTOS: Los mejores trabajos para conciliar vida laboral y profesional

Claro está que la eliminación del techo de cristal y la consecución de la total visibilidad de las mujeres no pasa solo por elegir buenos maridos. Para eso hace falta una reestructuración del sistema, tal y como puede comprobarse en los diferentes informes públicos y privados al respecto, los cuales arrojan unos datos muy preocupantes: en las empresas más potentes de todo el mundo la presencia de las mujeres supone apenas 2 de cada 10 altos cargos, mientras que en España no llega ni al 20%.

Siempre habíamos creído que esta desigualdad se debía a las responsabilidades derivadas de la maternidad. Pero, claro, si las responsabilidades que la paternidad conlleva no impiden que los hombres desarrollen carreras exitosas, quizá no sean los hijos los que estén acabando con las trayectorias de sus madres; quizá, como indica Pamela Stone, se supone que las mujeres deben invertir más tiempo atendiendo las labores domésticas (la realidad es que invierten hasta un 50% más de tiempo que los hombres, según el INE) para que sus maridos puedan progresar en sus puestos de trabajo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017