Excite

¿Son las reuniones una pérdida de tiempo?

Colaborar es tan importante para la consecución de objetivos que las técnicas de trabajo en equipo se enseñan y practican tanto en el ámbito académico como laboral. De un tiempo a esta parte la idea de su importancia ha crecido más si cabe, reforzada por el auge de las tecnologías más punteras en la gestión de la información y la normalización del uso de medios telemáticos como las videollamadas y la mensajería instantánea. De esta forma, la colaboración entre miembros de una misma empresa no se limita ya a la oficina física y puede extenderse a cualquier parte de la geografía mundial.

Pero esta realidad, que en principio podría parecer perfecta, tiene sus más y sus menos. Nadie niega que en un mundo globalizado como el nuestro el trabajo en equipo es fundamental para superar los retos del nuevo milenio, pero cuando la colaboración implica reunirse empiezan los problemas. Para empezar, hay que valorar el medio donde tiene lugar la reunión, y si esta es física, o parcialmente telemática. En ambos casos, la calidad de la habilitación y de la conexión pueden pueden llegar a destrozar el ambiente de trabajo si no se cuidan.

FOTOS: 10 Consejos para ser positivos y felices en el trabajo

Por otra parte, reunirse implica un gasto añadido, sobre todo si hay que desplazarse. Hablamos, pues, de gastos que no son puramente monetarios sino temporales. Y, como todos sabemos, el tiempo es oro. Sea como fuere, son gastos económicos que no se tienen en cuenta muchas veces, y que pueden terminar generando inconvenientes difíciles de resolver de cara a la consecución de objetivos grupales. El tiempo también es un factor a tener en cuenta el ya mencionado problema de la habilitación del espacio, en el sentido de que deben evitarse lugares en los que el equipo pueda ser interrumpido o distraído de su tarea.

Para algunos expertos en recursos humanos, estos son motivos suficientes para repensar el concepto de trabajo en equipo a través de reuniones. También se apoyan en estudios cuyos resultados indican que la colaboración más allá de las reuniones (trabajando individualmente pero con una meta común) mejora la concentración y aumenta la calidad de los resultados finales. Esto es especialmente aplicable a las reuniones de los grupos de trabajo universitarios, donde se habla más que hincar los codos y al final cada uno termina su parte en casa. Pero esto no es razón para olvidarnos del trabajo colaborativo, solo que hay que saber cuándo reunirse y cuándo no.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017