Excite

¿Consideras que el salario que percibes por tu trabajo es justo?

Durante los últimos años se ha discutido sobremanera sobre el concepto de salario justo. Como siempre, y según quien comente su opinión sobre el tema, el resumen podría ser que el salario justo para los empleados siempre es mayor del que perciben en la actualidad, y para los empresarios el punto de vista es que los salarios que se están pagando están por encima de lo que ellos consideran justo, en base al trabajo que reciben a cambio.

Si hacemos una división del mercado laboral en tres estadios, podemos entrar a valorar más concretamente la percepción del salario justo. Por un lado estarían los directivos y ejecutivos, que negocian sus salarios entre sí, por lo que les parecen adecuados a su labor y sus responsabilidades, aunque, y esto es harina de otro costal, no siempre asuman dicha responsabilidad, derivándola en el estadio inmediatamente inferior.

Los mandos intermedios, como su propio nombre indica están en medio y su labor es conseguir tener contentos a los de arriba y lograr los objetivos que estos les imponen. Tienen cierto margen de maniobra, y asumen las responsabilidades de los directivos, el riesgo es grande pero las bonificaciones son buenas. Sus salarios se vinculan a la consecución de los objetivos impuestos, son justos en la medida en que se reconocen los esfuerzos, lo que permite que trabajen motivados.

El siguiente escalafón corresponde a al trabajador base. Son considerados meras herramientas, son prescindibles e intercambiables, su valor es escaso y sus salarios también. Son los primeros en acusar las crisis, y los últimos en notar los periodos de bonanza. El salario justo para el trabajador base debería ser aquel que reconociese su esfuerzo su valía y su dedicación, que lo premiase adecuadamente de tal manera que eso aportase desde la base valor añadido a la empresa, trabajadores orgullosos de lo que hacen, que trabajan por el beneficio de la empresa, porque ese es también su beneficio; que se esfuerzan por mejorar, por hacer en cuatro horas lo que ayer hacían en cinco y además lo intentan hacer mejor. Pero esa visión no la hay en España, en la que, desgraciadamente sigue pesando mucho más las horas presenciales que las realmente productivas para la empresa y a la vez motivadoras para los trabajadores si sus salarios se vinculan a la consecución de determinados objetivos . No en vano, seguimos siendo el país europeo en el que se trabaja un mayor número de horas, y paradójicamente el menos productivo de todos. Quizá este dato debería llevarnos a una reflexión conjunta, al quedar claro que algo está fallando para que se dé esta situación en el mercado laboral .

Imagen: phylevn en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017