Excite

¿Quienes son mejores jefes, los hombres o las mujeres?

Basta echarle un vistazo a los últimos estudios realizados en diferentes empresas occidentales para comprobar que un alto porcentaje de empleados prefiere a un jefe que a una jefa. ¿Y eso por qué? Las respuestas son muchas y de muy diversa índole; los hay que dicen que las jefas controlan más, otros aseguran que la coordinación de las jefas está empapada de pasividad-agresiva, e incluso los hay que simplemente no creen que una mujer pueda desarrollar las habilidades propias del liderazgo.

    Getty Images

Habilidades propias del liderazgo... ¿y eso qué es? Pues una serie de atributos personales que en las altas esferas empresariales parecen estar relacionados con la agresividad, la competitividad, la fuerza o la autoridad. Curiosamente son rasgos que se han atribuido desde muy antiguo al perfil masculino, frente a un estereotipo femenino caracterizado por la emotividad, la sencillez, la afectuosidad o la comprensión. La cuestión es que estos estereotipos se siguen adoptando en la mayoría de los casos, consciente o inconscientemente.

¿Cómo son los jefes según las encuestas?

Para los empleados, los hombres son sobre todo jefes con autoridad y poder. Y hablamos de un poder real en las posiciones más altas de las empresas, algo que repercute directamente en el prestigio del grupo de trabajo que se lidera. Esta claro que el estatus del que manda repercute en toda su plantilla, pero no hay que sacar conclusiones precipitadas. Es cierto que actualmente los hombres tienen más capacidad de movimiento en las altas esferas del mundo laboral, pero no nacen con ello en el ADN, simplemente lo heredan socialmente.

Si las mujeres no tuvieran que estrellarse una y otra vez contra el 'techo de cristal' que las relega a ser ejecutivas de segunda, quizá en las preferencias de los empleados no pesaría nada (o al menos no tanto) el sexo de su jefe. El caché de quien manda parece ser casi la única cualidad destacable a la hora de elegir a un varón como jefe. Ni siquiera se les valora por su capacidad comunicativa, ya que parece que ofrecen mucho menos feedback que las mujeres. Pero esto vuelve a ser producto del estereotipo, que dibuja a las mujeres como seres empáticos y cuidadores por naturaleza.

¿Cómo son las jefas según las encuestas?

Por el contrario, a los hombres se les ve como entes con una introversión innata y poco dados a preocuparse por los demás. ¿Pero mandan mejor que las mujeres o no? Según las últimas encuestas realizadas sobre el tema, las jefas son vistas como buenas gestoras pero se considera que están desprovistas de algunas competencias necesarias para dirigir un equipo. Ya sabéis por qué se opina eso entre los empleados, por los dichosos estereotipos y las supuestas habilidades para el liderazgo. Curiosamente, los mismos estudios ofrecen porcentajes en cuestión de productividad similares a la de los varones, y en ocasiones superiores.

FOTOS: ¿Cómo hacen las cosas las mujeres y cómo hacen las cosas los hombres?

Buenas gestoras, comunicativas y productivas, pero poco autoritarias. Así ven a las jefas los empleados de muchas empresas occidentales. Algo no cuadra... ¿acaso no es lo que se espera de un jefe, que gestione bien, dé feedback y genere beneficios? En teoría sí, pero parece ser que en el contexto empresarial se prefiere a un señor con estatus que a una señora competente. Así que si la piedra filosofal para lograr el éxito profesional está en el poder que te da la posición, poco importa lo que hagas o dejes de hacer ya que te medirán por tu condición.

¿Quiénes son mejores jefes?

Hay que dejar claro que las valoraciones personales, en este caso sobre la competencia o la calidad del liderazgo, casi siempre se basan en percepciones subjetivas. Y estas percepciones no tienen necesariamente que estar ligadas a la realidad; de hecho, es más probable que estén más cercana del estereotipo. Más simple: lo que se percibe está condicionado por los estereotipos, y ya sabemos que los estereotipos de género siguen marcando muchas valoraciones en el mundo laboral (y en el mundo en general).

Quizá la respuesta más acertada no sería decir que "los hombres son mejores jefes" o que "las mujeres son mejores jefas", sino que "esta mujer es buena jefa" o que "aquel hombre es buen jefe". Somos individuos, marcados por los estereotipos por supuesto, pero ante todo con una personalidad que nos hace únicos, independientemente de lo que tengamos entre las piernas o de las hormonas que circulen por nuestros cuerpos. En definitiva, lo realmente acertado sería definir qué es un buen jefe y evaluar en consecuencia sin tener en cuenta el sexo.

Desmontando los estereotipos

Cuando un equipo de trabajo es medianamente crítico e inteligente, la valoración de la calidad de su líder no se basa para nada en su sexo. Es en estas empresas donde hay que poner los ojos para ver qué hay de cierto y de falso en las afirmaciones que giran alrededor del género en el trabajo. Lo primero que se desmiente es que las mujeres sean mejores gestoras, ya que tanto hombres como mujeres pueden desarrollar las habilidades de liderazgo que tanto hemos comentado. Que tengan las mismas oportunidades para hacerlo, eso ya es otra historia.

Otro mito que hay que tumbar es que las mujeres son multitarea y que los hombres no pueden hacer más de una cosa a la vez. !Atención, es un bulo¡ Las capacidades cognitivas de hombres y mujeres son las mismas, así que solo hay que entrenar para ser más eficaz y efectivo en las tareas que se ejecutan al dirigir un equipo. Hay que añadir que las connotaciones emocionales de estas tareas no son más fuertes en las mujeres; porque ya se ha demostrado que ambos sexos sienten por igual. Lo que sí es cierto es que los hombres se estresan más, pero eso es solo fruto de la adopción del clásico estereotipo masculino que impide al hombre mostrar sus sentimientos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017