Excite

¿Qué miran las empresas en tus redes sociales?

  • Twitter - technologymx

Hay casos en los que las consecuencias de nuestra ciberactividad pueden ser positivas, pero cuando hablamos de empleo lo normal es que sean más que negativas, ya que hasta nueve de cada diez empresas españolas bichean nuestros perfiles en las redes sociales cuando solicitamos un puesto de trabajo. Lo cierto es que la gran mayoría se salva, pero hay una parte considerable de candidatos que se quedan sin firmar el contrato por culpa de sus publicaciones en Facebook y demás redes sociales.

Está visto y comprobado que todo lo que subes a la Red hoy terminará pasándote factura mañana en el mundo real. Los políticos lo saben muy bien, pero los que buscan empleo también, y es que casi un 30% de las empresas españolas ha decidido no contratar a un candidato con perfil adecuado por la calidad de su presencia digital. Esa foto que subiste un día de borrachera, un video impertinente subido a Youtube o un comentario fuera de lugar hecho en Twitter pueden acabar con tu carrera antes de despegar.

Pero si estás pensando en echar el cerrojazo a tus cuentas digitales, espera un momento porque los departamentos de recursos humanos también espían en las redes sociales para reclutar talentos. Siete de cada diez empresas españolas valoran positivamente el bullicio de las redes sociales y buscan personal socialmente activo en Internet (sobre todo en Facebook y Twitter). Aun así, el grueso del flujo laboral sigue estando en los portales y las redes de empleo, con Linkedin a la cabeza.

FOTOS: 10 razones por las que no encuentras trabajo

Vale, que nos vigilan ya lo sabíamos -estarás diciéndole a la pantalla-, pero qué es lo que miran los de recursos humanos en nuestros perfiles o, mejor dicho, qué es lo que no les gusta encontrar en ellos. Pues lo de siempre: publicaciones subidas de tono o posts relacionados con el uso de estupefacientes (y algunas drogas legales). Eso en general, luego hay cosas que dependen del espíritu de la empresa y del puesto al que se aspire, y ahí entran ya temas que pueden incluir aspectos políticos y religiosos.

Pero bueno, que nadie se sienta forzado a subir el nivel de privacidad de sus cuentas, a cambiar sus costumbres o a ocultar su identidad (política, religiosa o sexual). Nada de eso, primero porque la ley nos ampara y, aunque no fuera así, hay que ser uno mismo siempre. El problema es que muchas decisiones se toman actualmente en base a la información digital, y cuando los ceros y los unos están involucrados en un despido o en un rechazo de solicitud de empleo, señalar las causas no es tan fácil.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017