Excite

El derecho a la privacidad en el puesto de trabajo

Las nuevas tecnologías han permitido, en los últimos años, facilitar multitud de tareas administrativas y del día a día en oficinas, bancos, agencias de comunicación, etc. Todos nos hemos acostumbrado al uso del correo electrónico en el trabajo, además de otras herramientas informáticas que hacen más sencillos y llevaderos nuestros quehaceres diarios.

Paralelamente a esto, surge la polémica sobre la privacidad en el uso de una herramienta tan utilizada como el e-mail. Los empresarios defienden que se trata de un elemento que sólo debe utilizarse para la realización de las funciones del puesto de trabajo, por lo que no se vulnera el derecho a la privacidad del empleado si se revisa su correo electrónico para investigar si hace buen uso o no de dicha herramienta informática.

En este debate de si el empleador puede legalmente o no espiar los correos electrónicos de sus empleados, juegan principalmente dos derechos, de un lado, el derecho del empresario de verificar que los medios propiedad de la empresa que son facilitados al trabajador son efectivamente utilizados en el cumplimiento de la prestación laboral; y de otro lado, el derecho a la privacidad del trabajador, el cual presume ‘la existencia de un ámbito propio y reservado frente a la acción y el conocimiento de los demás’, el cual ha de ser respetado también en el marco de las relaciones laborales, en las que es factible en ocasiones acceder a informaciones atinentes a la vida íntima y familiar del trabajador que pueden ser lesivas para su privacidad.

En definitiva, lo determinante para que el jefe pueda legalmente ‘espiar’ el correo de sus empleados es que previamente les haya advertido de dicha circunstancia y de que la medida esté orientada a mejorar la prestación del servicio para el que el empleado fue contratado.

Imagen: Agustín Raluy en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017