Excite

¿Por qué es mejor empezar a trabajar más tarde?

  • Twitter - tumaster

Además de la seguridad y la salud de sus trabajadores, a la mayoría de las empresas (mayormente las medianas y pequeñas) les interesa la productividad. Aunque depende en muchos aspectos de la naturaleza de la empresa y el servicio que ofrezca, la productividad es una cuestión que normalmente está asociada al descanso de los empleados y el horario laboral. Un horario que, salvo excepciones, no discrimina por ningún tipo de condición social o biológica.

En principio puede parecer positivo que toda la plantilla tenga el mismo horario, sin discriminaciones de ningún tipo. Pero lo cierto es que no tener en cuenta las circunstancias personales en el diseño de los horarios laborales puede pasar factura a la salud de los empleados y a la productividad de la empresa. En este sentido, algunos estudios sugieren que para mejorar la productividad habría que sincronizar el horario laboral con los ritmos biológicos de los trabajadores.

Está más que comprobado que hay gente que se levanta a primera hora sin problemas y trabaja como un campeón, pero a otros les cuesta más. Esto no significa que sean unos flojos (como suele decirse), es solo que su ritmo biológico es diferente. Vamos, que cada uno tiene unas horas durante el día donde está más activo y es más productivo, y, claro, no rinde al ciento por ciento si se les obliga a adaptarse a un horario laboral fuera de esas horas propicias para trabajar. Lo razonable sería adaptar el horario laboral al ritmo biológico del trabajador y no al revés.

FOTOS: Los mejores trabajos para conciliar vida laboral y profesional

¿Porque no se hace entonces? Pues porque es más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo para las empresas que tienen una mayor concentración de trabajo en horas fijas (ya sean matutinas o vespertinas). La cuestión es que cuando no se respeta el ritmo biológico de los empleados se termina generando un círculo vicioso de falta de sueño que termina afectando al desempeño y la eficacia. En definitiva, no es tanto una cuestión de entrar más tarde como de respetar las horas de sueño y el ritmo circadiano de cada empleado.

El problema es la tendencia a estandarizar los horarios laborales, algo que parece inevitable por demandas mercantiles y sociales en muchos casos. Teniendo en cuenta esta "necesidad" de homogeneizar el horario laboral de los trabajadores, si hablaríamos de la importancia de entrar a trabajar más tarde ya que lo normal es levantarse a las siete de la mañana para fichar a las ocho, cuando lo recomendable desde una perspectiva biológica para favorecer a la mayoría sería entrar a las diez de la mañana.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017