Excite

Los principales rasgos de los jefes poco eficaces

Los jefes poco eficaces abundan. Ya es díficil ser jefe y mucho más difícil ser un buen jefe. Pero todo lo contrario, ser un mal jefe o un jefe poco eficaz es realmente sencillo. De hecho la mayoría de jefes poco eficales o malos jefes suelen compartir un perfil profesional similar, además de mostrar los mismos rasgos de personalidad.

En general los jefes poco eficaces suelen mostrar una personalidad débil, a veces incluso derivando en un carácter agresivo que no es otra cosa que el resultado de su propia falta de confianza. Ello genera una falta de carisma haciendo imposible motivar al equipo.

Los jefes poco eficaces se detectan rápidamente observando el esfuerzo que se gastan en controlar, manipular y vigilar que todo se haga como ellos quieren, ordenan y mandan. Esa falta de confianza en el equipo arruina el ambiente productivo de cualquier empresa.

Por último los jefes poco productivos suelen mostrar grandes dosis de orgullo y amor propio. La falta de humildad suele cegar su profesionalidad y al no conseguir reconocer errores son incapaces de progresar laboral y profesionalmente.

Los malos jefes o jefes poco profesionales suelen conseguir que hasta sus propios empleados le boicoteen incrementando su falta de profesionalidad. Esto genera, en muchas ocasiones, situaciones de mobbing, creando serios problemas a la empresa y un alto estrés a los trabajadores.

Imagen: Lara604 en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017