Excite

Le dan una beca 2.500 dólares y se la gasta en un viaje a Tailandia

  • Facebook

Cuando recibes una beca todo es alegría y jolgorio, sobre todo teniendo en cuenta lo difícil que es últimamente que te concedan una. Por eso no es de extrañar que, movidos por el subidón de ver unos cuantos ceros de más en la cuenta, los becarios se permitan la licencia de gastarse algunos euros de la beca en unas tapitas o unas cañas en el bar de la esquina. Eso tiene un pase y todo el mundo lo entiende, más que nada porque lo de dejarse parte de la beca en alegrarse la vida es una norma tácita que parece haber entre los becarios.

Lo que está feo es fundirse la beca de un plumazo en fiesta y desenfreno; así a lo loco, cual político ibérico que se come el dinero público como si fueran rosquilletas. Pues eso es lo que ha hecho Brandon Lerry, un estudiante californiano que se ha gastado el dinero de una beca pública en un viaje a Tailandia con su novia. Pero lo peor no es que este aspirante a director de cine haya despilfarrado los 2.500 dólares que le habían dado al joven para que se comprara unos libros, lo fuerte es que lo ha publicado en Facebook.

Sí, es lo que tienen las redes sociales, que no puedes evitar que el resto del mundo se muera de envidia anunciando a bombo y platillo la vidorra que te pegas. Pero a Brandon Lerry no le ha bastado con subir unas fotitos, como buen estudiante de cine ha tenido que montar un video en alta definición y refregárselo en la cara a miles de internautas. El clip se titula "How I Spent My Financial Aid Like A Boss" (que en cristiano viene significar "Cómo me gasté el dinero de la beca como un jefe") y, sí, se ha hecho viral.

FOTOS: Tailandia, todos los encantos en uno

Se ha hecho viral y ha tocado la moral a miles de personas que lo han acusado entre otras cosas de criminal, estafador y otras perlas de similar calibre. Aunque en general la gente se ha limitado a quejarse de cómo se usan los impuestos que pagan y de la marmórea jeta que tiene el colega. Alguno incluso se ha aventurado a divagar sobre la posibilidad de que todo sea un montaje del aspirante a cineasta para darse a conocer; si es así, ciertamente lo ha clavado pero a un coste de popularidad que no compensa.

Ante las críticas, Lerry ha salido por la tangente alegando que no necesitaba libros y que el gasto supone una inversión en su aprendizaje. Sí, lo cierto es que el video está muy bien, pero si quería destinar esos miles de dólares en prácticas de imagen y sonido no hacía falta irse a Tailandia, ¿o es que en California no hay playas bonitas? En definitiva, el chico quería revolcarse con su novia en un paraíso asiático, y no pasa nada, el problema es que lo ha hecho con un dinero que no es suyo y cuando le han pillado se ha excusado peor que Soria. Es que para delinquir hay que ser menos exhibicionista, Brandon.

Publicado por Paco Herrera - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Paco Herrera

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017