Excite

Las dificultades de los becarios

¿Qué nuevo licenciado o simplemente trabajador incorporado al mercado laboral durante los últimos años no ha comenzado como becario? Poco son los nuevos contratados que recien formados no entran a trabajar como becarios.

La antigua figura del aprendiz desde hace unos años se ha convertido en la del becario. Las dificultades que estas figuras atraviesan en sus tareas diarias siguen siendo prácticamente las mismas.

Ya es díficil conseguir unas prácticas como becario. La competencia es terrible y la gran cantidad de solicitantes para los pocos puestos ofertados también. A ello se añade, una vez elegidos y comenzado a trabajar, las dificultades añadidas que estos puestos de trabajo suponen.

La figura de los becarios es casi sinónimo de tener que hacer todo aquello que nadie quiere hacer. Sin embargo también pueden ser una magnífica oportunidad para comenzar a formarse profesionalmente después de la formación teórica que se ha recibido durante los estudios.

Aunque en principio a los becarios no se les confían tareas de responsabilidad, depende de cada becario ganarse esa confianza. De hecho es importante que una vez que hayamos comenzado a trabajar como becarios, seamos conscientes que si realizamos un buen trabajo dentro de la empresa, después de las prácticas quizá podamos ser contratados.

En numerosos casos las dificultades que se entrometren en el camino de los becarios son la puerta de entrada a demostrar las cualidades de uno mismo como trabajador y por tanto el pasaporte a nuestro primer contrato de trabajo.

Imagen: Extra Ketchup en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017