Excite

La emigración española sigue creciendo en los países europeos

  • Foto:
  • cafebabel.es

Las cifras son claras, el número de emigrantes españoles superó hace meses al de inmigrantes. La enorme crisis que atraviesa el país y la mala situación para los trabajadores, especialmente los jóvenes con mayor preparación, ha llevado a la dispersión de españoles, un fenómeno que sigue creciendo con la salida cada vez mayor de ciudadanos en edad de mantener una actividad laboral. Y es que la cifra de españoles en el extranjero ha crecido en 231.000 personas, de las cuales, unas 152.000, son consideradas personal activo. Unos datos que ya señalan a España como el nuevo país de emigrantes en Europa.

El aumento de españoles que cotizan en la Seguridad Social británica ya llevó al Gobierno de Reino Unido a mostrar su preocupación por el elevado número de inmigrantes procedentes de nuestro país, y es que la crisis ha creado un panorama desolador en el mercado laboral español, especialmente para quienes tienen ahora menos de 30 años, y ya reciben el nombre de generación perdida. Por otro lado, aunque el desempleo afecta a todas las edades, son los jóvenes quienes sufren sus embistes con mayor virulencia, y a pesar de componer el colectivo más preparado de la sociedad, obtienen récords en la tasa de paro con un 45%.

Estos datos, especialmente aterradores, obligan a miles de jóvenes a poner pies en polvorosa y marcharse a otros países donde las expectativas de encontrar empleo son mucho más elevadas. La llamada fuga de cerebros, ya que los emigrantes son en general personal con una cualificación muy elevada, se ha convertido en una de las peores consecuencias de un problema de paro sin parangón, responsabilidad, según acusan los jóvenes, de un Gobierno que no ha sabido gestionar para crear oportunidades.

Los datos, eso sí, se han visto engordados al sumar al contingente total de emigrados a los menores de 16 años y a los mayores de 65, así como, a quienes ya vivían en el extranjero y han recibido la nacionalidad española gracias a la Ley de Memoria Histórica, que contempla la concesión de la nacionalidad española a los descendientes de los exiliados españoles entre 1936 y 1955. A pesar del peso en las cifras de este nuevo colectivo, la realidad es que con al menos 9.200 españoles en Francia, otros 5.980 en Reino Unido y 4.200 en Alemania, no son pocos los que hablan de una auténtica diáspora de compatriotas en busca de una oportunidad laboral que no pueden conseguir en España.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019