Excite

La arbitrariedad del despido improcedente

La legislación laboral española suele beneficiar a la parte más fuerte del contrato de trabajo en la consideración de un despido improcedente. Esto es que normalmente los tribunales, salvo contadas excepciones en las que es demasiado obvio la consideración de improcedente, suele declarar la mayoría de los despidos como procedentes.

La regulación laboral dice en este sentido que 'el contrato de trabajo se extinguirá mediante el despido basado en un incumplimiento grave y culpable por parte del trabajador'. Además el Estatuto de los Trabajadores comenta como causas graves y culpables: 'la falta de asistencia o puntualidad al trabajo; la indisciplina o desobediencia en el mismo; los malos tratos a la persona del empleador; el abuso de confianza; la disminución del rendimiento; y la embriaguez o toxicomanía'.

Además de los casos mencionados en el Estatuto de los Trabajdores, en los diferentes convenios que reglamentan las diferentes profesiones también se puede encontrar citas y referencias al asunto. Por último y más concreto si cabe, en los contratos de trabajo individuales también se suele incluir alguna claúsula que estipula la consideraciones para un despido.

Todo esto hace que en muchas ocasiones la consideración de despido sea arbitraria, considerándose procedentes algunas situaciones que son improcedenes. De hecho la consideración de las situaciones procedentes también es muy relativa. Por ejemplo en un caso de impuntualidad, ésta en realidad debería ser injustificada y repetida, aunque en la práctica la consideración depende del patrón o empresario.

Imagen: #96 en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017