Excite

La adicción al trabajo, perjudicial para las empresas

Suelen ser personas muy exigentes consigo mismas, obsesivos e inteligentes, pero con grandes inseguridades, lo que les hace recurrir a esconderse detrás de su propio puesto de trabajo. Estas personas con adicción clara al trabajo pasan la mayor parte del tiempo trabajando, son los primeros en llegar, los últimos en irse, y con escasa y frágil vida social, ya que es trabajando la única forma de sentirse bien y útiles.

Seguramente estos trabajadores e incluso directivos que sufren esta nueva enfermedad de adicción al trabajo, no sean conscientes de que existe un problema que debe solucionarse, por ellos y también por la empresa, ya que la inestabilidad emocional que sufren estas personas puede llegar a trasladarse al ámbito laboral y por consiguiente afectar al resto de la organización.

Lejos de estos perfiles, las empresa buscan para su plantilla, personas equilibradas que transmitan serenidad y ningún desequilibrio que pueda reportar pérdidas al negocio. Por lo que trabajadores adictos al trabajo quedan lejos de lo que suelen demandar. Otro tema es que sea el directivo o el propio jefe el que sufra adicción a su trabajo.

Este caso es casi más complejo porque quizás los empleados a su cargo se van forzados a imitarle o a seguir sus pasos, en cuanto a que amplían su horario de trabajo, lo que repercute en su vida personal y social y crea un malestar que genera un descenso de productividad en la empresa.

Imagen: Malcolm Tredinnick en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017