Excite

¿Cuáles son las enfermedades profesionales más comunes?

Pese a ser conocidas por todos, muchas personas no ven el alcance de lo que se ha venido a denominar enfermedades profesionales, por lo que tampoco se hacen esfuerzos para impedir su aparición o, si no fuera posible, mitigarlas al menos. Por eso, vamos a ver cuáles son las enfermedades profesionales más comunes.

Alteraciones graves de la salud

Y es que, lejos del pensamiento de que se trata de algo pasajero, las enfermedades profesionales producen alteraciones graves de la salud y, de no tratarlas adecuadamente, pueden acompañarnos durante el resto de nuestros días, por lo que conviene prestarles atención.

La primera a la que hemos de hacer referencia obligada es la fatiga visual, que viene por pasar horas y horas delante de la pantalla sin descanso. Se manifiesta a través de ojos rojos, cansancio o picores, y para evitarla es adecuado, además de hacernos con un protector para la pantalla del ordenador, procurar hacer pequeñas pausas siempre que sea posible.

Otra de las enfermedades profesionales más recurrentes es el estrés, que incide notablemente en el descenso de la productividad y en nuestra salud física y mental y se manifiesta, por ejemplo, mediante cefaleas y migrañas. Para hacerle frente, además de tratar de tomarnos las cosas con calma y relativizar lo que nos ocurre, viene bien el ejercicio físico, dejar de fumar o reducir el consumo de tabaco y tratar de establecer un horario de sueño regular.

Entretanto, no podemos olvidarnos de los dolores de espalda, lumbalgias o contracturas motivados generalmente por cargar o acarrear peso de manera inadecuada o pasar largas horas sin movernos de la silla. En el primer caso, podemos hacer uso de fajines, distribuir bien el peso y levantarlo en una postura adecuada, mientras que respecto al segundo, además de invertir en una silla ergonómica y confortable, hacer pausas para estirar las piernas y sobre todo deporte, siendo el más recomendado la natación.

Adicción al trabajo

Aunque no siempre aparezca en las relaciones de enfermedades profesionales, la adicción al trabajo es sin duda una de ellas y, en lugar de dolores, puede acarrearnos numerosos disgustos en nuestra vida familiar y social. Y es que provoca trastornos del sueño, irritabilidad o, directamente, no disfrutar de nuestro tiempo de ocio. Por ello conviene prestarle atención y, en caso de manifestarse, procurar recibir ayuda especializada y volcarse en el círculo familiar y de amigos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018