Excite

El estancamiento de los sueldos por la crisis aumenta las desigualdades

  • Getty Images

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) emite su informe anual sobre el crecimiento mundial de los salarios del que se extraen importantes datos para las economías domésticas y su diferente repercusión en los países. Según el citado informe desde que se inició la crisis se está produciendo un estancamiento de los salarios progresivo, llegando a un crecimiento del 2% en 2013, y el 2,2 % en 2012, muy alejado del 3% de crecimiento que se producía en los rendimientos del trabajo antes del 2008 y 2009, años considerados como inicio de la crisis a nivel mundial.

El mayor descenso se produce en las llamadas economías desarrolladas, que prácticamente han congelado sueldos en su conjunto, creciendo solo entre un 0,1 en 2012 y 0,2 en 2013, e incluso los han visto decrecer en términos reales a niveles por debajo del año 2007, en casos como los de España, Grecia, Irlanda, Italia, Japón y Reino Unido.

Estos datos, según la OIT, están produciendo consecuencias importantes al cruzarlos con los datos de la productividad que ha seguido creciendo pese a la crisis por encima de los sueldos. Lo que se traduce a efectos prácticos en que los resultados económicos de esta mayor productividad en términos de PIB, se destinan ahora en mayor medida al capital en forma de beneficios en detrimento del factor trabajo a través de salarios.

FOTOGALERÍA: La evolución del sueldo en España

Por tanto el informe pone el acento en las consecuencias de esta tendencia de estancamiento de salarios en la desigualdad social, pero también en la economía general por cuanto ocasiona una menor demanda en los hogares que disponen de menor renta real, lo que podría conducir de persistir a una deflación en la Eurozona.

Casos excepcionales los tenemos en países que han visto como pese a la crisis han reducido la desigualdad por un efecto de "aplanamiento", por el que las rentas más altas disminuyen más que las más bajas, como el caso de Portugal o Rumanía, o bien han aplicado políticas en las que se ha combinado un crecimiento de los ingresos de los hogares con una reducción de las desigualdades, como en el caso de Dinamarca, Países Bajos y Noruega.

España (seguido por Estados Unidos) es el país en el que más ha aumentado la desigualdad en los sueldos a causa de la crisis desde 2006, debido en un 90% a los cambios en los salarios y a la pérdida de empleo, llegando a perder los hogares españoles un 17% de su poder adquisitivo entre 2006 y 2010.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018