Excite

Dinamarca deporta a un trabajador por trabajar demasiado

  • Twitter - elva6

Marius Youbi, un estudiante de ingeniería camerunés, ha sido despedido de su puesto de trabajo y expulsado de Dinamarca por trabajar más de la cuenta, exactamente hora y media más de lo estipulado en su contrato. Acorde a la legislación danesa, los estudiantes extranjeros pueden trabajar 15 horas a la semana como máximo, y a Marius se le ocurrió trabajar 16 horas y media durante la que ha sido su última semana en Dinamarca.

La universidad donde estudiaba ha transmitido su pesar por lo sucedido, ya que era un estudiante brillante que se estaba pagando los estudios como limpiador. Les apena igualmente que este joven de 30 años haya tenido que volver a Camerún precipitadamente tras la orden de expulsión que le obligaba a abandonar el país antes del pasado viernes. Para evitar la sanción pertinente, Marius no ha tenido más remedio que dejarlo todo a prisa y corriendo y volver a su país de origen.

Aunque quien más lo ha lamentado ha sido Marius, claro. Bastante apenado, y desde la misma puerta de embarque, dijo a la televisión pública danesa que se sentía “arrepentido y decepcionado”, aludiendo al suceso con estas palabras: “todo mi trabajo se ha ido a la basura, cuatro años y medio se han esfumado después de construir algo en Dinamarca; es difícil decir adiós a tanto”. Una pena, la verdad, pero la política de inmigración danesa es así de rígida.

FOTOS: Las diez mejores universidades europeas

De nada ha servido que el Rector de la Universidad de Aarhaus, Brian Brech Nielsen, se haya puesto en contacto personalmente con el servicio de inmigración, o que el portavoz de la universidad, Anders Corell, se pronunciara sobre las acciones del servicio de inmigración ante diferentes medios internacionales. Ambos han sido ignorados completamente, aunque han reiterado que Marius era uno de los alumnos con más talento del centro en el que estudiaba.

Total, que este estudiante prometedor que se pasó limpiando una hora y media de más para pagar las 46.000 coronas (unos 6.000 euros) que le costó la matrícula, ha tenido que renunciar a su sueño de convertirse en ingeniero. Al menos se lleva el cariño y el apoyo de las más de 18.000 personas que firmaron la petición para paralizar la expulsión de Marius a solo dos semestres de finalizar la carrera.

Pero nada de esto ha enternecido el corazón del Ejecutivo de Dinamarca, que azuzado por el Partido Popular Danés le ha dado pasaporte a este joven. Es más, Jesper Wodschow, portavoz del servicio de inmigración, ha justificado la deportación alegando que la legislación debe aplicarse a todo el mundo por igual y que sus acciones se han tomado teniendo en cuenta las normativas vigentes al respecto. Unas normas que se han endurecido con el auge de la extrema derecha y la llegada masiva de los refugiados sirios a territorio europeo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2020