Excite

Los trabajadores de Clesa protagonizan diferentes huelgas

¿Quién no conoce los problemas económicos de la familia Ruiz-Mateos? Nueva Rumasa está en la boca de todos, por los problemas de liquidez, el cierre de crédito por parte de la banca, los aplazamientos de la distribución y la falta de pago de sus empleados. De hecho, la joya de la corona, Clesa, tiene una deuda de más de 100 millones de euros, y unos fondos propios que ascienden a menos de la mitad de esta cifra.

Dada esta penosa situación económica, Nueva Rumasa ha solicitado el concurso voluntario de acreedores de Cacaolat y de Clesa, lo que supone la suspensión total de pagos de otras dos empresas de la familia Ruiz-Mateos, después de Dhul y Carcesa. Desde luego, los trabajadores de la compañía no están dispuestos a quedarse de manos cruzadas y han organizado diferentes huelgas en defensa de sus derechos.

Y a pesar de la desesperación no pierden la creactividad, ya que los trabajadores de Clesa de Caldas de Reis han decidido manifestarse en Santiago de Compostela, disfrazados de vacas y de Supermán. Más de quinientos trabajadores y vecinos, entre los que se encontraba el alcalde de la localidad, han marchado desde la alameda hasta los edificios administrativos de la Xunta con la pancarta: Clesa Galicia, en defensa de los puestos de trabajo.

Según Juan Manuel Rey, alcalde de Cangas de Reis, la situación es compleja y podría ir para largo. Todo ello, a pesar de que los trabajadores cuentan con el apoyo unánime del comité de la empresa y de la corporación municipal.

Imagen: elpais.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017