Excite

El despido por causas objetivas

El despido objetivo por causas objetivas es una de las materias que más modificaciones ha sufrido en la Reforma Laboral, aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy. Dicha reforma se realizó con el objetivo de una modernización de la legislación laboral, de la creación de empleo, de una mayor estabilidad e incremento de la flexibilidad interna en las empresas.

Se entiende por causas económicas la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminució

Así, el despido por causas objetivas tras los cambios introducidos por la reforma, son los siguientes:

1.- Por ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida con posterioridad a su colocación efectiva en la empresa.

2.- Por falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo, cuando dichos cambios sean razonables.

3.- Cuando concurra alguna de las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción y la extinción afecte a un número inferior al establecido en el mismo.

4.- Por faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses. No se computarán como faltas de asistencia, entre otras las ausencias debidas a huelga legal, accidente de trabajo, maternidad, vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos.

5.- En el caso de contratos por tiempo indefinido concertados por las Administraciones públicas o por entidades sin ánimo de lucro para la ejecución de planes y programas públicos determinados, sin dotación económica estable, por la insuficiencia de la correspondiente consignación para el mantenimiento del contrato de trabajo de que se trate.

Causas

La causa más habitual de despido por causas económicas. Se entiende legalmente que es por causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. En todo caso, se entenderá que la disminución es persistente si se produce durante tres trimestres consecutivos.

Para proceder al despido se ha de actuar del siguiente modo para no incurrir en error de procedimiento, se debe comunicar al trabajador de forma escrita mediante la carta de despido. En esta carta debemos expresar de forma clara el motivo del despido por causas económicas o la causa de que se trate.

En el momento de la entrega de la carta de despido, se debe liquidar al trabajador la nómina correspondiente al mes en curso y la correspondiente liquidación de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 meses. No obstante, y siempre que aleguemos causas económicas, podrá retrasarse el pago de la liquidación hasta la fecha efectiva del despido.

Hay que comunicar el despido con 15 días de antelación

El despido por causas objetivas se debe comunicar con una antelación de 15 días. Hay que destacar, que si no se conceden estos 15 días, no supondrá la improcedencia del despido. Esto quiere decir que si no hemos concedido al trabajador esos 15 días el despido no será considerado improcedente. Además, el trabajador tiene derecho a 6 horas semanales sin pérdida de sueldo para poder buscar un nuevo empleo durante los 15 días del preaviso.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018