Excite

¿Cuáles son los errores más comunes en una entrevista de trabajo?

Actualmente hay que prepararse a conciencia cada entrevista de trabajo si queremos sobresalir entre los cientos y miles de candidatos que nos harán la competencia. En un mercado laboral cada vez más poblado, que se satura con el paso de los años y la persistencia de la crisis económica, la impresión que demos delante del contratante es crucial. Así que el más mínimo fallo en la entrevista puede sacarnos del proceso de selección.

    Getty Images

Cada entrevista es un mundo, y cada entrevistador tiene sus objetivos concretos, por no hablar de sus manías o prejuicios. Al final, los responsables de recursos humanos no son máquinas, y como personas que son tendrán opiniones diferentes sobre lo que supone un error de cara a una entrevista. En todo caso, pueden identificarse una serie de errores típicos que cometemos, más allá de la especialidad del puesto al que aspiremos.

La actitud antes y durante la entrevista

El ánimo es una de las variables más difíciles de controlar. Es bueno prepararse para la entrevista con positivismo e ilusión, pero no hay que pasarse. No queremos que el entrevistador nos vea excitados, pero tampoco es bueno que nuestro ánimo se neutro. Lo realmente deseable es que estemos en un punto de equilibrio, ser nosotros mismo dejando que el ánimo fluya pero con moderación. Sonríe, muestra interés, pero no te sobrexcites.

Moderarse en el humor y el ánimo no solo es bueno para el entrevistador, que podrá hacerse una idea de nuestro perfil desde una perspectiva más natural. También es bueno para que no pequemos de exceso de confianza, ya que si vamos muy subidos la autoestima podría hacernos ver espejismos de éxito donde no lo hay.

El ánimo comedido pero natural debe ir acompañado de cierta iniciativa en la interacción con el entrevistador. Ten en cuenta que el no tiene que dominar la entrevista, al menos no de forma unidireccional, y que estáis teniendo una conversación. Pregunta lo que creas necesario, y da siempre la impresión de tener todo bajo control. Esto no quiere decir que debas exagerar o falsear tu perfil con recursos comunicativos que no tienes, o que puedas interrumpir al entrevistador.

Aparentar poca profesionalidad

Dar una imagen profesional es vital, al menos para que nos tengan en cuenta como candidato. Está claro que si no te preparas la entrevista perderás muchos puntos; lo mejor es buscar toda la información que puedas relacionada con el puesto de trabajo, la empresa y el entrevistador. Parece mucho trabajo, pero descubrirás que Internet es un océano de información.

Ser profesional significa llegar a una hora prudencial. Si llegas tarde quedarás como un impresentable, pero llegar demasiado pronto tampoco es bueno. Por mucho que te digan que llegar una hora antes de la entrevista es bueno, no lo hagas. Ni ganarás puntos ante la empresa, ni ayudará a tu imagen como profesional. Lo prudente es darte unos 10 ó 15 minutos de margen antes de la hora acordada.

FOTOS: 10 razones por las que no encuentras trabajo

Esto no significa que no debas estar preparado con un par de horas de antelación, ya que es deseable que tengas buen aspecto, descansado y fresco, sobre todo si es por la mañana. Así que aunque lo suyo es que te presentes un cuarto de hora antes de la cita, te levantes con varias horas de antelación para prepararte física y mentalmente.

Presentarte siempre igual

Un fallo muy típico es vestirse igual para todas las entrevistas de trabajo. La estética debe ir acorde a la empresa que te contrate. Está claro que si la empresa es informal, una estética casual hará más efecto que un traje y un pelo engominado. Lo mismo ocurre para el nivel de responsabilidad o complejidad del puesto al que optes: no es lo mismo ir vestido para cargar mercancías que para llevar la contabilidad de la empresa que las transporta.

La estética física debe ir acorde también con la del lenguaje que se usa. Siempre hay que mantenerse dentro de unos mínimos de etiqueta y educación, pero la flexibilidad o la rigidez del lenguaje que uses debe encajar con la empresa. En todo caso, nunca uses clichés o frases que crees que los entrevistadores quieren escuchar, porque se darán cuenta y creerán que no eres original o natural.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017