Excite

Cómo crear una sociedad limitada

En tiempos como los actuales, una buena idea bien gestionada puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso. Por ello, si nos estamos planteando convertirnos en emprendedores y constituir nuestra propia empresa, desde Excite os vamos a mostrar una de las opciones más atractivas: crear una sociedad limitada.

Primeros pasos y trámites legales necesarios

Lo primero que debemos tener en cuenta para crear una sociedad limitada son los requisitos que debe cumplir este tipo de sociedad mercantil. Para empezar, el capital inicial mínimo necesario es de 3.000 euros, cantidad que deberá ser aportada por un mínimo de dos socios. En caso de falta de solvencia en la empresa, la responsabilidad de los socios en las deudas se limita a este capital aportado.

Este capital social mínimo no es "dinero perdido" para crear la sociedad, sino que debe ser ingresado en una cuenta (la futura cuenta corriente de la empresa) para demostrar que se ha aportado y ya cuando la sociedad esté constituida se puede gastar en contrataciones, pago de proveedores, material o ahorrarlo para futuras contingencias.

En cuanto a los trámites legales necesarios, se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Decidir un nombre para nuestra sociedad y presentarlo (junto a dos opciones secundarias, "por si acaso") en el Registro Mercantil Central.
  • Redactar los estatutos de la sociedad, donde debe constar la denominación aprobada por el registro mercantil, el objeto social, el domicilio social que es donde se ejerce la actividad principal de la sociedad o el sistema de administración de la empresa.
  • Solicitar un CIF provisional en la administración tributaria, para poder crear la cuenta corriente de la empresa y que puedan ingresar cada socio sus aportaciones al capital social.
  • Pasarnos por la notaría para obtener las escrituras de constitución de la sociedad, con los siguientes documentos: el DNI de los distintos socios, el certificado del registro mercantil con nuestra denominación social, el certificado de la aportación de capital de cada uno de los socios (expedido por el banco) y los estatutos de la empresa.
  • Pagar el impuesto de operaciones societarias, que es, concretamente, el 1 por ciento del capital social.
  • Y finalmente, volver a pasar, primero por el Registro Mercantil para obtener la responsalibidad jurídica y después, por Hacienda para solicitar el CIF definitivo y darnos de alta en el I.A.E (impuesto de actividades económicas).

Ventajas de la sociedad limitada

La forma jurídica de sociedad limitada se adecúa especialmente a pequeñas y medianas empresas, ya que no se exige un capital tan elevado como el que se necesita para constituir una sociedad anónima y además tiene una serie de ventajas para compañías no demasiado grandes o de perfil familiar.

Así, en muchos tipos de negocios la posibilidad de que sea la empresa (como entidad jurídica) quien responda con el capital social ante deudas y no con el patrimonio individual se convierte en un claro atractivo frente a ser autónomo. De la misma forma, frente a la rigidez normativa de las sociedades anónimas, crear una sociedad limitada permite mayor flexibilidad tanto en la toma de decisiones como en la participación de los socios.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017