Excite

Esclavos del correo electrónico en el trabajo

Muchas veces no nos damos cuenta, pero el correo electrónico nos resta mucho tiempo en el trabajo, en lugar de hacernos ser más efectivos y resolutivos en nuestro día a día. Si estamos un par de días fuera de nuestro puesto de trabajo, uno de los mayores agobios que surge a la vuelta es el enorme número de correos electrónicos con el que nos vamos a encontrar.

Parece mentira, pero una herramienta que en sus inicios se planteó y preparó para facilitarnos el día a día, permitiendo el acceso on line a todo tipo de informaciones respecto a los proyectos en marcha, se ha convertido en una especie de yugo profesional, que en muchos casos llega a bloquearnos e impedir que avancemos en las tareas más importantes.

Lo más recomendable en estos casos, es organizarse lo mejor posible para que el correo electrónico consiga hacernos perder el norte. Para ello, es aconsejable revisar el correo electrónico al principio de nuestra jornada laboral, y así tener controladas las posibles actualizaciones que se hayan producido en los proyectos en marcha, así como conocer de primera mano los avances de nuestros colaboradores, y propuestas de nuestros clientes. Sería recomendable repetir este ejercicio un par de veces más al día, pero es muy importante no sobrepasar ese límite, ya que corremos el riesgo de que nuestro tiempo sea devorado por un sinfín de correos electrónicos dispuestos a restar productividad a nuestra tarea y por tanto, a perjudicarnos a nosotros mismos dentro de la empresa y, en último lugar a disminuir la productividad de la compañía con el consiguiente perjuicio económico que esto puede suponer.

Imagen: Robert McEwan en flickr.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017