Excite

¿Cómo será la nueva Selectividad en España?

  • Twitter - ucanoveles

La famosa Selectividad ya está preparada para su lavado de cara que se producirá a finales del curso que viene, tal y como han decidido los rectores españoles y el ministro de Educación. Los que están acabando el Bachillerato estarán flipando con las novedades, pero los que ya están aburridos de ser universitarios sabrán que no es la primera vez que se maquilla esta temible prueba (ni la última quizá). Ya en 2010 le metieron mano, pasando los exámenes de seis a ocho.

Aunque cuatro de esas ocho pruebas pasaron a ser "voluntarias" y se englobaron en lo que se vino a llamar la fase específica de la Selectividad, frente a la fase general que contenía las cuatro pruebas obligatorias (4+1 en las regiones donde el español comparte oficialidad con el idioma autóctono). Este ha sido el mecanismo de la Selectividad desde 2010, pero pese a los cambios introducidos algo se mantuvo: el enorme peso de los resultados obtenidos en la Selectividad.

Para muchos aspirantes a universitario esta prueba era decisiva, tanto que podía dejarles fuera de la carrera de sus sueños. Una situación que ha costado más de un ataque de ansiedad y, por qué no decirlo, jugosos beneficios a la industria farmacéutica. Pero esto se acabó, porque a partir del año que viene el trabajo realizado durante el Bachillerato contará mucho más, un 60% de la nota final para ser exactos. De este modo la reforma de las PAU (Pruebas de Acceso a la Universidad) nacida de la LOMCE apuesta por el trabajo constante en lugar del atracón itinerante.

FOTOS: Las 10 formas de copiar más originales vistas en exámenes de Selectividad y más allá

Quitando esta peculiaridad, la nueva Selectividad es bastante similar al formato de 2010 ya que al final se han mantenido los 14 puntos obtenibles y se ha desechado el test como herramienta de medición. Salvo que a Méndez de Vigo le alcance un rayo iluminador que le empuje a cambiar de idea, todo quedará tal cual se ha acordado en espera de que el BOE comunique el continente y el contenido de la nueva Selectividad a las instituciones autonómicas (encargadas de materializar las pruebas en cada región).

Solo queda que los rectores terminen de ponerse de acuerdo en un asunto que podría aliviar la carga psicológica de los chavales que se enfrentan a la Selectividad: eliminar la segunda prueba de acceso a las universidades. Una prueba que está contemplada en la LOMCE, pero que supone una redundancia ya que la Selectividad indica si el alumno es o no apto para entrar en el estrato superior del sistema educativo. Todo apunta a que esta doble criba terminará por desaparecer del tapete para alegría del casi medio millón de estudiantes que se bachilleran este curso.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017