Excite

¿Cómo saber si estás estresado?

El estrés es un problema al que no se le suele conceder la importancia que realmente tiene en términos de salud. Hay quienes soportan tal grado de tensión que terminan dañando su psique y su organismo y, por ende, empeorando su desempeño en el trabajo. Está claro que en pequeñas dosis el estrés puede llegar ser un elemento motivador, pero es extremadamente nocivo cuando la presión se alarga demasiado en el tiempo o supera nuestro umbral de tolerancia.

    Twitter - guiarelajacion

El estrés no es más que una respuesta orgánica a un estímulo, ya sea éste interno o externo. Esto quiere decir que podemos estresarnos por cualquier cosa, desde una sobrecarga de clientes (si trabajamos de cara público, por ejemplo) hasta un pensamiento recurrente que no podemos eliminar de nuestra cabezota. Los estímulos que pueden disparar un episodio de estrés son, por lo tanto, tan diversos como número y tipos de personas hay en el planeta.

¿Qué nos ocurre cuando nos estresamos?

No ocurre lo mismo con las reacciones del organismo, que pueden catalogarse y definirse de manera universal. Se liberan hormonas, sube la tensión, aumenta el ritmo cardiaco y el cerebro se pone en modo defensivo. Así que no importa si el estrés lo despierta una avispa, un trabajo de última hora o una expectativa laboral pesimista, todas esas situaciones producirán una tensión emocional y física que puede llegar a causar daños en nuestra salud si no se controlan.

FOTOS: Los 10 trabajos menos estresantes del mundo

Si se controla, el estrés es buenísimo para afrontar los retos a corto, medio y largo plazo. Pero si dejamos que ese estado de alerta domine nuestra vida (como ocurre con el estrés crónico) el impacto en la salud puede ser devastador. Hablaríamos entonces de ansiedad, que es el nombre por el que se conoce al estrés que dura más allá de la exposición al estímulo que nos dio el subidón hormonal. Como vemos, estrés crónico y ansiedad van de la mano en este tipo de cuadros clínicos.

¿Cómo saber si estamos estresados?

Estos cuadros (que nada tienen que ver con el estrés agudo) suelen ser ignorados por los propios afectados, algunas veces por insensatez y otras muchas por simple desconocimiento. Por eso hay que repetirlo una y otra vez: el estrés es malísmo. Baste decir que el estrés continuado deja un reguero de desechos de glucocorticoides en sangre (entre otros productos hormonales) que pueden alterar nuestros procesos metabólicos y dañar seriamente el sistema endocrino o el hepático, por poner un ejemplo.

Así que toma nota y chequéate por si sientes algunos de estos síntomas: problemas digestivos, pérdida de memoria, migrañas, flojera, cansancio, poca libido, rigidez muscular, trastornos del sueño, cambio injustificado en el peso... Si llevas padeciendo estos síntomas desde hace más de seis meses deberías visitar rápidamente al médico de cabecera, ya que seguramente estemos hablando de un trastorno de ansiedad que de no tratarse podría desencadenar ataques de pánico y fobias e incluso incapacitarte.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019