Excite

¿Cómo planificar buscar trabajo en el extranjero?

Debido a la crisis económica y a las altas tasas de desempleo, muchos jóvenes españoles (y no tan jóvenes) han optado por emigrar y buscar trabajo en el extranjero para ampliar sus expectativas laborales. Ciertamente, el mercado laboral internacional está lleno de oportunidades profesionales, pero buscar en las redes globales de empleo supone en la mayoría de los casos enfrentarse a un proceso complejo, duro y plagado de incertidumbres.

    Getty Images

Independientemente de la duración de la estancia en el extranjero, trabajar o estudiar en otro país es una experiencia enriquecedora tanto a nivel académico o laboral como personal. Pero estos beneficios se notan más a largo plazo, mientras que los problemas y las incomodidades de salir de la zona de confort son más inmediatos. Para no sucumbir al miedo y que la desesperación no arruine tu búsqueda de empleo, lo mejor es planificar bien todo el proceso.

Sé realista y analiza tus posibilidades

La imaginación es una herramienta maravillosa; nos permite diseñar nuestro futuro ideal y buscar los medios para alcanzarlo, pero también puede jugarnos una mala pasada. Lo ideal no siempre es posible, y aspectos como el tiempo libre que tendremos, las horas que trabajaremos o el sueldo que ganaremos pueden distar mucho (normalmente a peor) de nuestros planes si no evaluamos bien nuestras expectativas respecto a los medios de los que disponemos.

No hay porque reprimirse tampoco, puedes soñar con el trabajo perfecto, pero ten en cuenta que probablemente tengas que conformarte con algo menos de lo que pensaste antes de salir de tu patria chica. Lo recomendable es tener un rango de posibilidades que sea flexible, marcando unos mínimos y aceptando lo que encuentres a partir de ese tope. El resto es adaptarse, seguir trabajando para mejorar y adquirir experiencia para ir incrementando tus posibilidades.

Investiga en función de tu perfil

Antes de señalar en el mapa el país de destino debes definir bien tu perfil laboral (¡sin olvidarte de preparar un buen CV, claro!) y hacer una lista de de empleos que podrías desempeñar. Parece un paso tan simple que podría omitirse, pero te ayudará a organizarte desde el principio. Con esta lista de puestos de trabajo y tu perfil es hora de sentarse delante del ordenador y buscar en qué países se demanda lo que puedes ofrecer.

Ahora haz tu lista de países y entérate de cómo es la vida allí: cuál es el coste de la vida, cómo es el sistema sanitario, qué impuestos se pagan, cómo son sus costumbres, su clima, etc. Pon todos los países que puedas o que te parezcan interesante porque más adelante tendrás que ir eliminando países candidatos por diferentes motivos, ya sea porque no te gustan sus políticas laborales o porque creas que no sobrevivirás al choque cultural o al clima.

La barrera idiomática

El idioma será una de las razones por las que tacharás algún que otro país de tu lista. Y es que hay casos en los que el desconocimiento del idioma limitará mucho tus posibilidades, y en otros incluso hará imposible que puedas trabajar. Esto dependerá de tu perfil. Un científico, por ejemplo, puede tirar del inglés en muchos laboratorios si no conoce la lengua materna del país de destino, pero un maestro de primaria no tiene más remedio que usarla.

En todo caso, lo que está claro es que el inglés es imprescindible para poner un pie fuera de España. Pero no te des por vencido si crees que tu nivel de inglés es bajo, solo tenlo en cuenta y ponte las pilas antes de mudarte. Si el país de destino es angloparlante perfecto, si no lo es tendrás que aplicarte a fondo y prepararte para manejar al menos dos idiomas.

FOTOS: Uno de los mejores empleos en el extranjero es ser masajista de Irina Shayk

Usa las redes sociales y los portales de empleo

Facebook, Twitter, Linkedin... en las redes sociales puedes encontrar personas que ya están viviendo en el país al que deseas ir y pueden informarte de primera mano. Pueden aconsejarte mejor que nadie sobre los pasos que debes seguir para acceder a un puesto de trabajo y ponerte al día sobre la vida en el país de destino. Además, también puede que sepan de algún puesto vacante que te pueda interesar.

No olvides pasarte por las plataformas oficiales y los portales de empleo internacional, como Eures, una red integrada por diferentes servicios públicos de empleo de los estados miembros de la Unión Europea que dispone de una base de datos llena de puestos de trabajo que se actualiza diariamente.

Mantén la motivación alta

Todos estos consejos no sirven de nada si te vienes abajo. Probablemente la búsqueda se alargue más de lo que creías y te desanimes, así que no te preocupes, es normal perder la motivación. Pero hay que recuperarla, y no hay nada mejor para levantar el ánimo como relajarse, tenerlo todo bien organizado y aplicar un poquito de psicología positiva cada día.

La fatiga también puede terminar hundiendo tu ánimo, así que no te agobies buscando ofertas de empleo delante de la pantalla. Diseña las rutinas con cabeza y eficacia, hazte un horario y distribuye bien las horas de búsqueda, incluyendo descansos. Buscar trabajo es un trabajo, así que tómatelo como tal y dedícale las horas diarias justas y necesarias para alcanzar tus objetivos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017