Excite

Necesidades de apoyo escolar

Una significativa parte de la población infanto-juvenil escolarizada demanda habitualmente un servicio pedagógico que colabore a paliar aquellas necesidades de apoyo escolar o deficiencias que se dan en las pautas de enseñanza rutinaria. En base a ello se busca como objetivo el refuerzo de los conocimientos adquiridos en el colegio y sortear los hándicaps que pudieran abocar al temido fracaso escolar.

Pautas de apoyo a escolares con necesidades específicas

Año tras año se pone de manifiesto cómo el fracaso escolar supone un llamativo borrón en el panorama educativo español, según atestiguan los principales informes internacionales sobre la materia como el informe PISA o el Panorama de la Educación de la OCDE. Este índice de fracaso da lugar a la búsqueda sistemática de fórmulas adicionales que estimulen el rendimiento académico, una de las cuales lo constituyen las tradicionales clases particulares, hasta el punto de que el 20% de alumnos entre 6 y 18 años se ven obligados a recurrir a ellas, con un coste estimado para las familias de 100 euros mensuales y bajo las modalidades online, a domicilio o en centro académico.

Es evidente que el papel del profesor particular estriba en proporcionar una adecuada orientación sobre técnicas de estudio que incremente el rendimiento, por compensar los déficits del alumno que impiden a este seguir el ritmo de aprendizaje que marca su centro escolar. Y son obvias, en determinados alumnos, las necesidades de una organización general que les proporcione a lo largo del curso una tutela continuada para lograr los deseados hábitos de estudio.

La detección temprana de problemas de aprendizaje en la esfera del alumno desventajado exige planes de intervención aplicables en todos los ciclos formativos que pivoten sobre las tutorías y el apoyo escolar, lo que en esencia otorga una atención individualizada al alumno con necesidades específicas.

En cuanto al perfil que debe acreditar un profesor, como base contará con un título que avale sus conocimientos en la materia que pretende impartir, ello complementado con las aptitudes pedagógicas que le capaciten para ser un buen transmisor de conocimientos y un motivador nato.

Desde la órbita de la Administración pública también se implementan mecanismos fomentadores del rendimiento académico, con mención especial al Plan PROA (Programas de Refuerzo, Orientación y Apoyo), articulado bilateralmente entre el Ministerio de Educación y las Comunidades Autónomas. Tal como está diseñado, pone a disposición de los centros educativos herramientas que contribuyan a mejorar la formación académica y minorar el riesgo de exclusión social inherente a los alumnos de clases desfavorecidas.

No olvidaremos la existencia de metodología paralela basada en recursos que podríamos considerar atípicos, pero no por ello menos dotados de eficacia. En concreto, destacaremos los talleres de apoyo a través de la música, probados potenciadores de aptitudes como memoria, capacidad de concentración o racionalización del tiempo de estudio.

Apoyo escolar contra el fracaso en las aulas

El apoyo escolar se dirige a la prestación de ayuda a alumnos que precisan de atención pedagógica. A menudo son niños que, debido a un problema o trastorno conductual o de aprendizaje, rinden a un nivel por debajo de la media, revelando concretas necesidades de apoyo escolar que bien cubiertas pueden amortiguar el riesgo de fracaso académico.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017