Excite

7 errores en LinkedIn que te pueden costar no conseguir un trabajo

LinkedIn es la red de empleo más extensa y nutrida del mundo mundial, una plataforma digital donde millones de empresas y profesionales de todo tipo y procedencia comparten diariamente una cantidad inmensurable de kilobytes de información. Solo por eso merece la pena tener un perfil en LinkedIn si se está buscando empleo a tope. Pero no basta con estar presente, hay que ser activo en la red; pero no basta con ser activo además, hay que moverse bien y no cometer errores.

    Twitter - josephsteinberg

¿Cuidas y actualizas tu perfil?

Parece una tontería, pero el primer error que cometen muchos usuarios de LinkedIn es no poner una foto de perfil o, si la tienen, no actualizarla. Igual de negativo resulta tener como foto principal en nuestro perfil cualquier imagen que no sea la nuestra. Los suyo es que aparezcamos en primer plano, con un aspecto cuidado (sin volverse locos), para dar la impresión de que no somos unos dejados y estamos buscando empleo activamente.

Con una foto en condiciones, nuestras probabilidades de ser contactados por una empresa aumentan en un 10%. Pero esto no sirve de nada si no mimamos íntegramente nuestro perfil. Hay que tener en cuenta que para las empresas un perfil de LinkedIn viene a ser lo mismo que un currículum, y nadie realmente interesado en encontrar trabajo mandaría un CV sin terminar. Es fundamental, pues, tener al día las secciones de formación, experiencia y demás.

En este sentido cabría destacar un apartado del perfil que la mayoría desprecia: el resumen. Muchos lo dejan en blanco, otros lo rellenan con información superflua y el resto deja un par de líneas concisas. La verdad es que no hay consenso en cuanto a la pertinencia de cuidar el resumen del perfil, pero está claro que un mensaje que resuma nuestro perfil de forma directa y atractiva puede servir de anzuelo para que las empresas se tomen la molestia de investigarnos.

Hay que saber conectarse

LinkedIn es una red social, de empleo, pero red social en definitiva. Esto quiere decir que nuestro éxito está ligado inevitablemente a la calidad de nuestra red de contactos. Pero, ojo, LinkedIn no es Facebook, así que no vale eso de agregar solo a los colegas (que también se puede). Hay que rodearse en la medida de lo posible de compañeros de trabajo que tengan perfil en LinkedIn que puedan conectarte con otros usuarios que tengan los mismos intereses profesionales.

Tener una red de contactos fetén es fundamental, sí, pero no te servirá de nada si no te socializas periódicamente. Vamos, que hay que revisar el buzón de mensajes de vez en cuando (entre el 40% y el 50% de los usuarios de LinkedIn lo hace cada día), así como la barra de notificaciones y la sección de contactos. Descuidar las vías de comunicación que ofrece esta red puede suponer la pérdida de oportunidades laborales o que algún contacto interesante pase de largo.

FOTOS: 10 razones por las que no encuentras trabajo

Al igual que en otra redes sociales, la mejor forma de socializarse es acceder a los grupos de debate. Como cualquier web social que se precie, LinkedIn los tiene y hay que usarlos. Hay que usarlos, y saber usarlos, claro. Lo ideal es publicar asiduamente valoraciones, comentarios y artículos de interés para la comunidad, pero sin agobiar al personal con tu presencia (para que no te identifiquen como spammer).

¿Y qué pasa con los contenidos?

El mecanismo básico de LinkedIn, como red social que es, se parece muchísimo al de otras redes como Facebook o Twitter. Es por ello que publicar contenidos de forma periódica te dará muchos puntos de cara a las empresas, pero no vale cualquier cosa. LinkedIn funciona como Twitter o Facebook, pero no es ni Twitter ni Facebook. Si vas a actualizar tu estado, no se te ocurra poner ese video o esa foto que acabas de tuitear, pon algo serio y que esté relacionado con tu actividad profesional.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017